Este fin de semana hablé con mis hijos, con quienes comparto la pasión por escribir, sobre lo poco que he escrito en el último tiempo. Entonces Matías, mi hijo mayor, me contó lo que él está haciendo, escribir una cantidad determinada de palabras todos los días, sobre lo que sea, pero escribir. Lo que hace es cumplir una cuota diaria.

Así que voy a empezar a hacer eso, escribir, escribir, escribir todos los días, es la única manera que voy a re encantarme con esto que me gusta tanto. Yo creo que lo que me pasó es algo que me comentó mi otra hija, Javiera: después de haber publicado mi libro quedé con una sensación de tener que cumplir expectativas, las que en realidad son sólo mías. Una auto exigencia innecesaria, que le quita todo el encanto a tener un blog.

Así que voy a seguir los consejos de mis hijos y volveré a escribir más seguido, de lo que sea, de lo que salga. 

Para empezar voy hablarles de una sigla  que viene del mundo militar pero que en los noventa entró en el vocabulario de la gestión y liderazgo.

En inglés la sigla original es V.U.C.A: Volatility, Uncertainty, Complexity and Ambiguity.

Yo la traduzco a V.I.C.A: Volatilidad, Incerteza, Complejidad y Ambiguedad.

La idea es que el entendimiento profundo de estos cuatros elementos por parte de una organización sirve para mejorar la visión (la previsión) de la estrategia de una empresa, o equipo.

Veamos cada término de esta sigla:

- Volatilidad, tiene que ver con la naturaleza y dinámica del cambio, y la naturaleza de la velocidad de las fuerzas que provocan cambios y el estudio de los catalizadores de estos cambios.

- Incerteza: trata sobre la falta de capacidad para predecir, para anticiparse o prospectar los eventos sorpresivos y el sentido de conciencia y entendimiento de los eventos y sucesos en nuestro entorno.

- Complejidad, algo de lo que hemos hablado. La multiplicidad de fuerzas, la confusión de temas, el caos que envuelve a la organización.

- Ambiguedad, la vaguedad de la realidad, el potencial de los malentendidos, la mezcla de significados de las condiciones, la confusión entre causa y efecto.

Estos cuatro elementos presentan el contexto en que las organizaciones ven su estado actual y futuro. Representan las fronteras para la planificación y la gestión de las políticas. Se presentan de modos que confunden las decisiones o reducen la capacidad para mirar hacia adelante, para planificar y avanzar.

En cierta forma estos son los cuatro pilares del escenario donde nos toca administrar y liderar. Si estamos conscientes de su existencia recién podemos prepararnos para anticipar, intervenir y evolucionar.

(Fotografía: "Salto al vacío del colirrojo tizón", tomada por Ferrán Pestaña tomada de acá usada bajo licencia CC BY-SA 2.0)